Se protege el patrimonio de los agricultores o ganaderos por afectaciones a sus cultivos, plantaciones o animales derivados de riesgos climáticos, enfermedades o eventos naturales.